Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Guía Infantil

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Manual práctico para padres primerizos

Manual práctico para padres primerizos

Con la llegada del primer bebé, surgen las dudas y los temores. Muchos padres primerizos se preguntan si lograrán hacerlo bien, si serán capaces de cuidar del bebé y enfrentar esta nueva situación en la que sus propias vidas y su tiempo ya no les pertenecen ni son prioridad. Huele bien, está sonrosado, sus hoyuelos son adorables y los tiene completamente subyugados. El bebé acaba de nacer, lo que supone una gran felicidad, pero, a su vez, los embarga un sentimiento de pánico por esta nueva vida que depende por completo de ustedes.

Durante el embarazo, la pareja se centra en la preparación del parto, muy cubierto por la Seguridad Social o los seguros privados, pero el verdadero desafío llega con la vuelta a casa. Los bebés no vienen con un manual de instrucciones y con esta guía esperamos poder aclarar tus dudas y alejar los miedos y falsas creencias sobre el cuidado del bebé.

No somos perfectos. Son padres, sí. Pero, también seres humanos que pueden cometer errores, así que más vale desdramatizar desde el primer momento y asumir que, aunque un bebé da felicidad, también requiere de mucha atención y cuidarlo genera toneladas de cansancio. Al principio puede que les cueste adaptarse e incluso les fastidie escucharlo llorar, así que más vale organizarse y acostumbrarse cuanto antes a su presencia, siguiendo tres reglas de oro: priorizar, establecer horarios y pedir ayuda, si la situación se desborda.

No son los primeros que pasan por esto. En la actualidad, tenemos pocos hijos y bastante tarde, con lo que la llegada de un bebé se convierte en un acontecimiento mayúsculo. Y, si bien es verdad que es uno de los momentos más importantes de nuestra vida, fuera de nuestro entorno quizá no tenga la relevancia que creemos. Así que no saquen las cosas de contexto: recuerden que todos los días nacen niños y que, por tanto, no son ni los primeros ni los últimos.

Su tiempo ya no les pertenece. Muchos padres piensan que ya que los bebés recién nacidos pasan tanto tiempo durmiendo, tendrán mucho tiempo libre para ocuparse de otras cosas. Craso error: entre una toma y otra apenas queda un minuto para hacer nada que no esté relacionado con el bebé y el día pasa, en general, en un suspiro. Puede que les quede un rato libre, pero mucho menos de lo que pensaban, así que es mejor tenerlo claro de antemano, explica el portal webconsultas.com.

Asunto de dos. Es ley de vida: el bebé se va a convertir en el centro de atención en casa, y no sólo las primeras semanas o meses. Los padres tienen que renunciar a una parte de sí mismos para ocuparse de sus retoños y hacerse a la idea de que ya no son sólo una pareja de enamorados. Ambos deben colaborar en lo que respecta al cuidado del bebé, porque no es sólo obligación de la mujer. Compartir la tarea de cambiar pañales, bañarlo, y calmarlo cuando llorar, fortalecerá en gran medida su relación.

Sobre el bebé:

¡Hora del baño! ¿No sabes cómo sujetarlo o cuando coger la toalla? ¿Debes meterte la esponja en la boca? ¿Sientes que te faltan manos? La solución, por lo general, es imprimirle algo de sentido común al asunto y no dejar que el instinto de padres nuble su inteligencia. Prepara todo lo que vayan a necesitar y téngalo a mano. Cierren las ventanas para que no haya corrientes de aire, controla la temperatura del agua y sumerge bien al bebé, que esté cómodo. Debemos limpiar de la parte más sucia a la más limpia, hacer hincapié en los genitales de los bebés y, sobre todo, en los pliegues, detrás de las orejitas, las rosquillitas que se le forman en las piernas, y fundamental el secado del bebé.

El cordón umbilical. Hay mucha controversia y, por tanto, diferentes protocolos para el cuidado del cordón, desde el alcohol, a la clorhexidina, el lavado con agua y nada más. De acuerdo con la agencia de noticias EFE SALUD, da igual cómo lo curemos lo más importante es que esté seco. Sí damos las señales que indican infección como enrojecimiento o que huela mal. A los 5 ó 7 días el cordón se momifica y se cae. No hay que tener miedo, no suele doler, podemos manejarlo; lo único importante es que esté seco.

A cambiar el pañal. Es algo básico y que vamos aprendiendo con la práctica. Debemos tener cerca lo que vamos a necesitar: toallitas, esponja con toalla, pañal, y debemos limpiar el culito de delante a atrás, de la vulva al ano, para no arrastrar las infecciones hacia el meato urinario; las niñas tienen más riesgo de infección, explica efesalud.com.

Lactancia materna. Este tema es muy hermoso y hay mucho que decir al respecto. Sin embargo, el portal EFE SALUD indica que dar de mamar es la mejor manera de alimentar a nuestro bebé. Las mamás se tienen que formar antes, porque los bebés sí que nacen sabiendo mamar pero las madres tienen que aprenderlo.

Lo importante es que, como pareja, encuentren la manera de acoplarse a su nueva vida y hacer que esto funcione, llevando las cargas juntos y disfrutando de la maravillosa experiencia de ser padres por primera vez.










Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com