Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Vida

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
La Navidad puede afectar tu estado de ánimo

La Navidad puede afectar tu estado de ánimo

La navidad no debe condicionar las crisis o situaciones que atravesamos, hay que permitirnos sentir y expresar. No somos máquinas a las cuales podemos poner en pausa.

Es una época de exigencias, no solo en el plano económico para continuar las tradiciones asociadas a esta fecha del año, sino también para muchas personas, es un periodo de gran exigencia a nivel emocional. La sociedad nos bombardea sobre el significado de esta festividad, para muchos trasciende en lo religioso, hay que estar agradecido, reencontrarse con familiares, cerrar ciclos y un sinfín de elementos asociados a las emociones positivas.

Sin embargo, no todos pueden vivirla de esa manera. Para muchos, la navidad puede representar un detonante de emociones negativas como extrañar, rememorar y sentir vacíos en lo profundo del espíritu, estos son elementos que se pueden asociar con cambios importantes en el estado de ánimo. Una de las características principales asociadas con la tristeza tiene que ver con el manejo de las pérdidas, cómo se afrontan o se asumen.

Andreína Fermín, psicóloga en la "Asociación Civil Salud y Familia", asegura que nuestro estado de ánimo se altera cuando dejamos atrás una relación, un trabajo o una pérdida física, la psique intenta reponerse ante estos acontecimientos, sin embargo es difícil no recordar o revivir los momentos difíciles en una época como la navidad.

"El deseo y la melancolía pueden invadir los sentimientos y las emociones, comparando y recordando los momentos alegres que se disfrutaron en épocas similares. Esto constituye un desgaste emocional importante debido a que es extenuante vivir en el pasado; intentar recuperar situaciones, establece un punto de exigencia psicológica muy alto que nos distancia del aquí y del ahora, por ello hay que disfrutar y aprovechar lo que sí se tiene".

¿Prohibido llorar?

Es importante destacar que no hay que forzarnos a sentirnos bien. Muchas veces se escuchan frases como "Anímate que es navidad" o "No estés así en navidad". Debemos internalizar el hecho de que estar tristes no necesariamente implica estar deprimido. Hay una diferencia clínica significativa, y en muchos casos, lejos de reprimirte, permite experimentar la tristeza o la rabia así el entorno te diga que no debemos sentirnos mal. Es adecuado experimentar algún nivel de tristeza, melancolía o cambios en el estado de ánimo si por ejemplo es tu primera navidad lejos de casa.

Cuando nos encontramos deprimidos no sólo es cuestión de llorar, también se ven afectadas otras áreas: falta de placer, de concentración, de apetito, desmotivación, dificultades en el sueño y algo más grave, no desear vivir o tener dificultad para encontrarle sentido a la vida. Si el conjunto de síntomas que se experimentan va más allá del llanto y la tristeza momentáneos, lo pertinente es recurrir a un especialista.

Regalos, estrenos, dinero

Socialmente, crecemos con la expectativa de tener una feliz navidad, estrenar ropa y tener muchos alimentos para compartir; el hecho de no poder vivenciar esto, para algunas personas puede generar altos niveles de frustración, lo que ocasiona la falta de disfrute en esta época.

El gasto excesivo es un factor importante, el no poder gastar tanto como se quisiera, genera decepción, incluso muchos tienden a endeudarse en estas fechas.

"Debemos estar pendientes de no intentar llenar los vacíos emocionales con bienes materiales porque son estímulos momentáneos y cuando el vacío es profundo, las emociones se viven de forma intensa; comprar algo de forma impulsiva no es la mejor forma, la sensación de tristeza volverá y las deudas se mantendrán, lo cual añade más estrés a la situación".

Autoevaluación

Muchas personas aprovechan la época de fin de año para evaluar logros y alcances. En el caso de algunos, resaltan lo negativo y reconocen más lo que no hicieron o dejaron de hacer en lugar de lo que sí hicieron. Esta es una actitud que puede generar culpa, auto reproches y lamentaciones, hay que preguntarse si es necesario actitudes como éstas.

¿Quiénes podrían encontrarse en riesgo?

1. Aquéllos que atraviesan separaciones, rupturas, divorcios, mudanzas.

2. Los que viven solas o en países alejados de su entorno familiar.

3. Personas con problemas de rehabilitación por consumo de sustancias.

4. Quienes enfrentan navidad o fin de año sin un ser querido.

5. Personas que atraviesan dificultades económicas.

Recomendaciones:

1. Afrontar las fechas con una actitud realista, con expectativas factibles.

2. Priorizar, no darle importancia a cosas que pueden ocupar un segundo plano.

3. Respetarnos y actuar de forma congruente.

4. Si es necesario, reorganizar tradiciones y rutinas. Ser creativos.

5. Mantener redes de apoyo e intentar reconocer cuando se necesita ayuda.









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
El Caribe | Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.