Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Sexo

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
El sexo en la tercera edad

El sexo en la tercera edad

Las personas que llegan a cierta etapa de sus vidas piensan que ya han disfrutado lo suficiente del sexo como para llegar a los 60 años y pensar en eso. Este es el principal error puesto que para el sexo no existe edad estipulada para practicarlo. Ciertamente suceden cambios en el organismo que te impiden hacerlo con la misma frecuencia que antes, pero no son motivos para dejar de hacerlo y disfrutarlo.

Alberto Barradas, reconocido psicólogo clínico y conferencista a nivel nacional e internacional, te ayudará en esta ocasión a revelar las realidades y los mitos que rodean el acto sexual en la tercera edad.

¿Existe un límite en la edad para tener sexo?

Es recomendable tener sexo hasta el último día de tu vida, es fundamental porque el sexo siempre es bueno y maravilloso. Para el sexo no hay edad, hablando en términos de adultos porque lógicamente en niños no es bueno. Siempre se dice que las personas de tercera edad ya no sienten lo mismo, no es la misma fuerza y muchos mitos más. Todo se basa en la persona. Si te vas sugestionando en que a medida que te vas haciendo viejo tus capacidades sexuales van a disminuir, sin duda alguna eso es lo que va a suceder. Es absolutamente cierto que algunas capacidades sexuales como por ejemplo la duración, frecuencia, potencia sexual, deseo y lubricación son cosas que con la edad evidentemente van a ir cambiando pero eso no significa que se van a eliminar o desaparecer, en realidad lo que ocurre a cierta edad es una transformación.

¿Qué cambios ocurren en las personas de la tercera edad que les lleva a pensar que no pueden tener sexo?

Las personas que piensan que en la tercera edad no hay sexo lo hacen porque ya estaban predispuestos a que eso sería así. Hay un proceso psicológico que va entendiendo que hay ciertos cambios como la frecuencia, la sustentabilidad y duración del acto sexual, pero continúas tu vida sexual sin ningún inconveniente hasta el final de tus días, así debería ser.

¿Cómo deben reaccionar estas personas que se sugestionan antes de tiempo o piensan que ya no pueden hacer lo mismo que hacían antes?

-Es un proceso psicológico que no tiene sustento, por ejemplo si a cierta edad hacías diferentes posiciones, hay otras edades en que no las vas a poder hacer pero ya por cuestiones musculares o esqueléticas. En la medida en que transcurren los años, las personas se van acostumbrando a eso, por ejemplo, en la adolescencia durante una noche sexual, un joven puede tener cinco o seis eyaculaciones, pero después de los 50 eso no es así, generalmente tienen una o dos eyaculaciones y no hay el deseo de tener más. En la medida que se va envejeciendo, en esa misma medida la pasión, libido y el deseo también van cambiando.

¿Lo mismo sucede en las mujeres?

En la mujer de tercera edad es más que todo libido y función vaginal, sobre todo en cuanto a la lubricación, debido a que después de la menopausia la lubricación sufre efectos algunas veces dramáticos, porque inclusive pueden necesitar cremas o medicamentos para mantener lubricada la vagina. Pero, nada que no se solucione con cremas y lubricantes. También tiene que ver con cómo se siente la mujer con su cuerpo, con su piel, sensaciones de ser atractiva que harán disminuir la calidad sexual y la frecuencia, pero si tiene una pareja estable, si hay amor y han ido envejeciendo juntos y se comprenden entonces todos los elementos antes mencionados se van a minimizar y en el acto sexual no van a tener ningún tipo de problema. Mucha gente cree que el sexo desaparece y no es así, solo disminuye la frecuencia y la durabilidad.

¿En definitiva lo que hay que hacer es mantener viva la sexualidad a pesar de la edad que se tenga?

Exactamente y para mantenerla se necesita algo más que sexo, es decir, quizás en la juventud se puede tener sexo sin amor, pero en la vejez es más complicado porque se necesita el acompañamiento y tiene que estar presente el amor. He tenido pacientes de tercera edad que para ellos el acto sexual es sencillamente acostarse desnudos a dormir, sin que haya penetración, ya eso es sexualidad entre ellos porque hay elementos de compenetración, cosa que para un joven es realmente imposible porque para un joven, en el acto sexual tiene que existir la penetración. En definitiva al llegar a esta etapa de la vida hay que asumir que nuestro cuerpo cambia pero no quedarse dormidos, sino mas bien agarrarle el paso y disfrutar del sexo, como te lo dije: desde el principio, hasta el final de los días.









Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com