Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Sexo

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
El dolor para conocer el placer

El dolor para conocer el placer

Las prácticas sexuales sadomasoquistas han captado la atención de la población y de especialistas en salud sexual y mental.

Siendo una pareja constituida por el amor, el compromiso y el sexo, esta tendencia de manejo del poder se ha extrapolado a todos sus componentes. El hombre debe ser el miembro más resaltante y admirado en ese binomio, es quien ejerce tanto poder que posee el "doble voto2 al momento de una decisión y a quien se le debe más respeto y, en lo sexual, es quien toma la iniciativa y hasta se le permite lo tosco, rudo, grosero, intenso y hasta los visos agresivos en su desempeño, al interactuar con su pareja sexualmente.

Esto no se circunscribe sólo a las parejas heterosexuales. Es interesante ver como esos complementos se dan entre miembros de parejas homosexuales y hasta en individuos bisexuales, y se denota mucho en la administración del dominio-sumisión y en el agente-paciente (lo correspondiente a dependiente y de quien se depende). Tampoco debemos olvidar, para todos los patrones sexuales, todo lo relacionado a quienes confunden apego con afecto, y a quienes se convierten en esclavas por amor. Desde allí se puede partir al sometimiento en todos los aspectos de la pareja, y más si hay hasta un trasfondo en crianza y entorno social.

Lo anteriormente expuesto nos orienta al mejor entendimiento del llamado sadomasoquismo sexual. Las siglas anglosajonas BDSM corresponden a los términos esclavitud, disciplina, dominio, sumisión, sadismo, masoquismo, sadomasoquismo. Todas estas abordan diferentes aspectos, y formas de combinación placer-dolor. Quienes manejan el BDSM insisten en que toda práctica relacionada a estas debe ser sana (no motivada por deseo de desahogo de rabia o frustraciones), segura (sin daños físicos), y consensuada (decidida y elegida por personas adultas, conscientes y responsables). Muchas veces se prefiere la denominación de relación de dominio y sumisión, pues abarca lo sadomasoquista y las relaciones amo-esclava.

Sexológicamente hablando, se debe diferenciar a quienes son asiduos practicantes del BDSM, de quienes quieren meramente experimentar o "jugar" para variar su repertorio erótico-sexual y salir de la rutina en pareja. Para los primeros, es método único y exclusivo de activación sexual este tipo de actividad sexual, mientras que para los segundos es ocasional y esporádico. Se han ideado accesorios sexuales para recrear estas situaciones y hasta se ha adaptado el uso de accesorios comunes a estas prácticas, dándoles un matiz de sadomasoquismo light.

Se perciben rasgos de BDSM en momentos en que se dan palmadas en los glúteos, se ejerce sentido de pertenencia sobre la otra persona, en la penetración vigorosa y coito anal para sumisión y rendición, se amenaza en modo juguetón y hasta al usar lenguaje soez para intensificar el morbo y la pasión.

Especialistas han creado un tipo de terapia de dominio-sumisión para equilibrar las emociones, aspectos psíquicos y consecución sana de satisfacción plena entre ambos miembros de una pareja. Por ello, se sugiere asesoría profesional si se tienen dudas antes de incursionar en la exploración del BDSM.









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
El Caribe | Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.