Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Sexo

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
El deseo sexual

El deseo sexual

El motivo común de las personas que asisten a los sexólogos es por la falta de deseo sexual. Existe mecanismo que ayudan a superar esa inapetencia. En el caso de una persona joven pueden darse por problemas de factores hormonales que estimulan el impulso sexual. Aunque en esta etapa existe novedad y cosas por descubrir, lo cual sirve como estimulante en la parte del deseo sexual.

Según el portal sexualidad.es.msn.com existe disfunción sexual cuando la falta de deseo persiste en el tiempo y afecta la actividad sexual de la pareja. Hay casos donde la persona no es capaz de iniciar la actividad sexual y otros donde no responde a los requerimientos sexuales de su compañero.

Las disfunciones derivadas de la inapetencia sexual se clasifican en:

-Deseo sexual inhibido generalizado: cuando no existe interés sexual hacia ninguna persona, en ninguna circunstancia. No ha experimentado bajo interés o no ha sentido jamás deseo sexual.
-Deseo sexual inhibido situacional: si no aparece interés por la pareja, pero sí por otras personas, o por la auto estimulación sexual. El problema se manifiesta tras un periodo en el que sí ha existido el deseo sexual.

El deseo es caprichoso y puede verse afectado por varias razones como enfermedades, estrés, cambios de rutina o conflictos en la pareja son algunos de ellos. Hay personas que tienen sexo a diario, otros cada varios días, unos son felices si lo tienen de forma semanal, incluso quincenal o mensual. Cuando este ciclo se quiebra y baja la frecuencia, es normal que se alarme, e incluso algunas personas pueden llegar a vivirlo como un verdadero drama.

Se recomienda manejar los vaivenes del deseo. No le de mucha importancia de la que merece, no lo convierta en un verdadero problema como la depresión o el estrés. El aburrimiento y la rutina son enemigos mortales.

?Hay que dejar que las aguas vuelvan a su cauce, y esperar que, en ese río, que un día amaneció seco, vuelvan a correr las caprichosas corrientes de la pasión?.









Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com