Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Cocina

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Chile en nogada, un plato magnífico que nadie debe modificar

Chile en nogada, un plato magnífico que nadie debe modificar

El chile en nogada es un plato perfecto que sintetiza el barroco en la cocina mexicana y nadie debe dañarlo ni modificarlo, asegura el chef Yuri de Gortari, reconocido promotor de la gastronomía mexicana.

«El chile en nogada no necesita nada, como es, es perfecto y así lo debemos disfrutar», sostuvo en una entrevista con Efe este chef formado en lengua y literatura hispánica en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

De Gortari, de 66 años, admite que «no es fácil de realizar, que no es económico, que no es dietético. Es un plato completo, maravilloso y nadie debe dañarlo ni modificarlo», asevera.

El auténtico chile en nogada, que se rellena con un guiso de carne molida de res y de cerdo con manzana, pera y durazno, entre otros ingredientes, es capeado porque, argumenta, en los conventos de los que salió se utilizaban los huevos.

«Me parece exquisito cuando está capeado, porque esa salsa maravillosa que es la nogada cubre perfectamente y se sostiene en la capa de huevo y forma un panecito que abraza el chile (poblano) y todo esto nos va dando un juego de sabores, texturas, olores, maravillo», señala.

La nogada es elaborada con nuez de castilla, queso de cabra, crema, leche y azúcar, entre otros ingredientes.

Este platillo se servía en el siglo XIX «con todo el formato de la cocina virreinal conventual» y ha pasado por generaciones mediante la tradición oral, porque -explica- no hay documentación que compruebe la existencia de una receta original escrita.

Saltó a la fama cuando las monjas del convento de Santa Mónica (Puebla) lo prepararon en agosto de 1821 para agasajar a Agustín de Iturbide, jefe del Ejército Trigarante que consumó la Independencia y que luego se proclamó emperador de México.

Sus colores son los mismos de la bandera mexicana: el blanco de la nogada, el rojo de la granada y el verde del cilantro cubren el chile relleno, y el fervor nacionalista consolidaron este plato como un símbolo culinario de la Independencia del país.

«Es por eso precisamente en septiembre, en agosto -corrige- porque partimos del día de San Agustín, el 28, que tenemos el chile en nogada y en muchas de las casas se prepara para las fiestas patrias», señala De Gortari.

Junto al chile, la vainilla, el cacao, el tomate, el aguacate y el maíz son, quizás, los productos comestibles originarios de México más conocidos a nivel mundial.

Con información de EFE










Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com