Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Guía Infantil

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Cómo reprender a los niños sin incurrir en la agresión

Cómo reprender a los niños sin incurrir en la agresión

El proceso de crianza es hermoso, pero no es tarea fácil, ya que conlleva una gran responsabilidad para padres y representantes. Y, probablemente, el momento más difícil es el de reprender. Resulta incómodo e insatisfactorio para la mayoría de los padres, aunque también es un mal necesario. Los usamos con demasiada frecuencia: «sin televisión por una semana», «hoy no ha videojuegos para ti» o el típico «si no te comes todo, no hay postre». Son muchos intentos desesperados por conseguir que los niños nos hagan caso. Sin embargo -explica el portal de noticias abc.es-, el castigo, si no se utiliza correctamente, pierde su efectividad.

Los castigos de los padres, mediante violencia física o verbal, son para el niño un modelo de conducta agresiva. Si el niño vive rodeado de este modelo, estará adquiriendo el hábito de responder agresivamente a las situaciones conflictivas, opina la web especializada guiainfantil.com. «Cuando los padres castigan mediante violencia física o verbal se convierten para el niño en modelos de conductas agresivas. Cuando el niño vive rodeado de modelos agresivos, va adquiriendo también comportamientos agresivos».

Los expertos en la materia opinan que, si lo empleamos con excesiva frecuencia y recurrimos a él como nuestro principal recurso, el niño se acostumbra a los castigos de tal modo que formará una parte habitual de su día a día y perderá efectividad. Además, si como padres no somos firmes y hacemos que el castigo se cumpla, cada vez que lo impongamos éste perderá fuerza y el pequeño pensará que se puede librar de él, por lo que repetirá sin temor su conducta.

Entonces, ¿cómo reprender a los niños de manera eficaz, sin caer en la violencia? El castigo debe ser utilizado de una manera racional para mejorar la conducta del niño y no debe depender de nuestro estado de ánimo. Hay que controlarse para poder controlar al niño. Evita aplicar un castigo con gritos o con riñas, porque esto indica que nuestro comportamiento es negativo y vengativo, lo que reforzará una conducta no aceptable. Si enseñamos a los niños que, para resolver una situación conflictiva es necesario gritar, no resolveremos problema alguno.

El tipo de castigo y el modo en que se castiga al niño no debe ser desproporcionado respecto a la acción cometida o la edad para evitar provocar fuertes respuestas emocionales en el niño castigado. Conciliar el castigo con un reforzamiento de las buenas conductas, permitirá que el niño «piense» en su comportamiento para un futuro y en lo que ha hecho mal para estar castigado.

Con información de abc.es y guiainfantil.com










Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com