Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Guía Infantil

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Cómo lidiar con niños controladores

Cómo lidiar con niños controladores

Hay niños que tienen un temperamento difícil y, por el hecho de no ser fáciles de llevar, tienen las riendas en casa. Son mandones, y no solo corrigen o regañan a sus hermanos, sino que también lo hacen con sus padres. Sin embargo, no tienen por qué ser niños tiranos o con síndrome del emperador, niños que manipulan o dominan a sus padres con rabietas o agresiones, explica el portal especializado guiainfantil.com. Pero, en ambos casos, son niños que intentan tener poder sobre los padres ¿Quiere saber cómo evitarlo? Siga leyendo. Hoy le contamos qué puede hacer para retomar el control.

Los niños tienen artes que nos dejan con la boca abierta en muchas ocasiones, son capaces de las más intrincadas argucias para salirse con la suya, ya sea conseguir que les compremos algo, que invitemos a un amigo a casa o que les llevemos al parque de atracciones. Pero, lejos de esas pequeñas artimañas que todos ponen en práctica alguna vez, el peligro viene cuando los niños intentan controlar a los padres, se creen con el derecho a ocupar nuestro lugar y ser voz y parte en cualquier asunto. Se meten en temas que no les incumben, intentan imponer su criterio y se salen con la suya siempre. Al final, los padres son unas marionetas en sus manos.

En ocasiones los padres no ven esa actitud cuando les sucede, pero saltan las alarmas con ese hijo del vecino o de nuestra amiga al que a veces les entran las ganas de poner en su sitio. Y es que, algunos niños parecen haber nacido para líderes desde su más tierna infancia: tienen que estar al tanto de todo lo que ocurre en casa, intentan imponer su opinión a toda costa, se creen con el derecho de regañar o dar órdenes a sus hermanos.

Esta actitud viene porque al niño le faltan límites y normas en su educación, el niño es controlador y mandón porque se le ha permitido serlo. El exceso de permisividad por parte de los padres hace que algunos niños tomen el control en la casa. También ocurre el otro extremo: los niños copian la actitud de los padres controladora y autoritaria, por lo tanto, hay que cuidar el ejemplo que les damos.

No debemos criar niños sumisos con miedo a opinar, pero tampoco niños mandones que quieran dirigirnos en todo momento. Para lograr el punto medio podemos dejar al niño un espacio para que opine y decida pero dejarle claro que las decisiones importantes las tomamos nosotros y que ellos, en ningún caso, pueden asumir el papel de padres.

Con información de guiainfantil.com










Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com