Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Belleza

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Cómo prevenir las quemaduras causadas por el sol

Cómo prevenir las quemaduras causadas por el sol

¿Alguna vez se ha preguntado, por qué le duele la piel cuando se expone a los rayos del sol sin las medidas adecuadas?

Un grupo de científicos británicos, dirigidos por Stephen McMahon, encontró una molécula en el cuerpo que controla la sensibilidad al dolor provocado por los rayos UVB. Lo que se traduce como las quemaduras solares en la piel.

Esta molécula se llama CXCL5 y es una proteína de la familia de las quimiocinas. Estas se encargan de reclutar células inmunes inflamatorias para el tejido herido, lo que causa dolor y sensibilidad. En una entrevista para la revista Science Translational Medicine, los investigadores aseguraron que este hallazgo puede ayudar en el desarrollo de nuevos fármacos analgésicos contra las molestas quemaduras.

Descubrieron que la exposición a la radiación ultravioleta (rayos UVB y UVA) del sol puede llegar a causar envejecimiento prematuro, cáncer y otros cambios en la piel.

¿Cómo lo hicieron?

En un experimento los investigadores expusieron pequeñas zonas de la piel de 10 voluntarios a rayos UVB. Con el paso de los días las quemaduras se hicieron cada vez más dolorosas y sensibles. Después de una semana, se les tomó pequeñas biopsias para analizarlas y medir los niveles de moléculas causantes del dolor.

De este modo descubrieron niveles excepcionalmente altos del compuesto CXCL5. McMahon anunció que el paso siguiente será desarrollar una versión humana del anticuerpo para probarla en ensayos clínicos.

En sus vacaciones procure mantener su piel protegida y así evitará estas terribles molestias.

Consejos para protegerse del sol:

-Evitar el sol al mediodía: mientras se practican actividades al aire libre como montar en bicicleta, leer o pasear por la playa, es bueno tomar el sol. Sobre todo, si estas actividades se realizan por la mañana o por la tarde evitando así la exposición al sol durante las horas centrales del día (de 12 del mediodía a 3 de la tarde).

-Elegir el factor de protección solar adecuado: usar crema solar es fundamental cuando se exponga al sol. Pero además, es importante elegir un factor de protección que sea adecuado y se adapte al tipo de piel y a la intensidad de los rayos UVA.

-Calcular el tiempo de la exposición al sol: para averiguar durante cuánto tiempo protegerá la crema solar, se debe multiplicar el tiempo de protección natural de la piel por el factor del protector solar. Por ejemplo, un tipo de piel muy clara se puede proteger de forma natural durante unos 10 minutos, por lo tanto, con un protector solar de factor 15 la piel estaría protegida durante 150 minutos. Cada persona tiene una protección natural diferente dependiendo del tipo de piel, pero por lo general, el tiempo suele ser de entre 10 y 30 minutos.

-Usar suficiente protector solar: usar siempre grandes cantidades de protector solar. Como norma general, un adulto suele necesitar aproximadamente 35 gramos de crema solar para cubrirse totalmente el cuerpo, lo que corresponde aproximadamente a cuatro cucharadas grandes. Además, es importante echarse crema regularmente porque el protector solar se elimina con el sudor, con el roce de la tela (por ejemplo, el bañador o la toalla) o al bañarse.

-Protegerse con antelación: después de aplicar la loción, se debe esperar entre 20 y 30 minutos antes de tomar el sol. Esto es debido a que no todos los protectores actúan de inmediato y algunos tardan unos minutos en hacer efecto. Es importante que se asegure de usar crema especialmente en las áreas más sensibles a la luz como el cuero cabelludo, la cara, las orejas, el cuello, la espalda, el pecho y el dorso del pie.

-Protección solar desde el interior: las personas especialmente sensibles al sol deben reforzar la protección de la crema con antioxidantes adicionales como la vitamina E, el licopeno, el betacaroteno o los polifenoles. Aunque la efectividad del protector solar ha sido probada científicamente, algunas sustancias como el beta caroteno, pueden reducir la sensibilidad de la piel y aumentar su resistencia al sol en ciertas circunstancias. Sin embargo, deben combinarse con el protector solar.

-Evitar el uso de cremas solares poco fiables: este tipo de productos anuncian un 100% de protección contra los rayos ultravioleta dañinos para la piel, pero no es así, porque existe un cierto porcentaje de la radiación que siempre llega a la piel a pesar del uso del protector solar. Elija siempre protectores solares de confianza.

-La ropa también protege: como alternativa o complemento del protector solar adecuado, la ropa también puede proteger su piel. Un ejemplo, son los pantalones largos y las camisas que ofrecen una protección eficaz contra los componentes de la luz solar. Además, se debe usar un sombrero o una gorra. El factor de protección contra los rayos UVA varía dependiendo del color, el tipo de material, la densidad de las fibras y el grosor.

-No olvidar las gafas de sol: los ojos también necesitan una protección adecuada contra la radiación solar. Por lo tanto, es muy importante usar gafas de sol homologadas.

Con información de salud180.com










Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com