Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Vida

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Aprenda a cuidar del alma con estos libros de Thomas Moore

Aprenda a cuidar del alma con estos libros de Thomas Moore

¿Podría usted decir en pocas palabras, sin pensárselo demasiado, cuál es su misión en este mundo, cuál es el sentido de su vida?

Adelante el video de sus días hasta los minutos finales, y pregúntese: ¿cuáles serían esas cosas que imprescindiblemente tendría usted que haber hecho para que ese video llegara a término de manera satisfactoria y coherente?

Lo más probable es que su respuesta sea: «no lo sé». Bienvenido: somos decenas de millones los que tenemos escasa idea de qué vinimos a hacer a este complejo e incomprensible mundo.

Sin embargo, es igualmente probable que, en una noche de insomnio o en una aburrida tarde de sábado sin nada que hacer, usted haya meditado sobre estos temas, haciéndose preguntas parecidas a las que acabamos de plantearle. Si es así, no deje de leer, pues descubrir los libros de Thomas Moore podría obrar un cambio profundo en su manera de afrontar la vida.


Sin dinero y sin perspectivas
Músico, monje, profesor universitario, psicoterapeuta y, en los últimos años, el exitoso autor de El cuidado del alma, Thomas Moore halló el sentido de su vida solo al final de una larga travesía llena de drásticos cambios de rumbo, extravíos, intentos fallidos y desilusiones.

«A los trece años me marché de casa para ingresar en una orden religiosa –nos cuenta-. No sabía lo que hacía con exactitud, pero sentía un anhelo abrumador de alcanzar algo más elevado». Justo cuando, después de trece años de estudio y vida monástica, estaba a punto de ser ordenado sacerdote, «abandoné la orden debido al mismo anhelo de alcanzar algo más. Mis inquietudes no se resolvieron hasta que me convertí en profesor de religión, pero al cabo de algunos años me destituyeron del cargo. Interpreté mi destino como que la vida me deparaba otras cosas».

Moore había alcanzado ya la quinta década de su vida, y, en sus propias palabras, «me encontraba sin dinero, sin una posición social y sin perspectivas». Fue entonces cuando El cuidado del alma «se convirtió inopinadamente en un éxito de ventas. A partir de entonces tuve trabajo y los medios necesarios para mantener a una familia».

El cuidado del alma

¿Qué significa cuidar el alma?
A ese libro seguirían otros igualmente exitosos: Un trabajo con alma, Las noches oscuras del alma, En busca de una religión personal y El cuidado del alma en la medicina. En su rol de escritor y conferencista, Moore finalmente había hallado la razón de ser de su propia existencia, esa misión que, de no haberla cumplido, restaría sentido y coherencia a la historia de su vida en este mundo.

Ahora bien: más precisamente, ¿a qué se refiere al autor cuando nos invita a «cuidar del alma»? ¿Cómo lo hacemos?

Quizá sea necesario aclarar que ello nada tiene que ver con hacer afirmaciones positivas o llevar a cabo rituales, ni con la astrología o las cartas del tarot. Consiste más bien en «abrirnos a la posibilidad del conocimiento y la aceptación de nosotros mismos, que son los verdaderos cimientos del alma». ¿Nos referimos aquí a un conocimiento «profundo» de nosotros mismos? Bueno: desde luego, usted puede profundizar cuanto desee; pero tenga presente que no se puede alcanzar ninguna profundidad si primero no se ha atravesado la superficie.

El cuidado del alma (segunda parte)

Y ese el verdadero reto del alma: el aquí y el ahora. Silenciar esa parte de nuestra mente que razona, calcula, prevé y enjuicia, para tomar contacto directo, sin mediación, con aquello que sentimos, que nos motiva o que nos detiene, que nos lanza al éxito o que nos llena de dudas. Porque, como Moore explica claramente, «el cuidado del alma habla a los anhelos que sentimos y a los síntomas que nos enloquecen, pero no es una senda que nos aleje de la sombra ni de la muerte. Una personalidad llena de alma es complicada, multifacética, y está moldeada a la vez por el dolor y el placer, por el éxito y el fracaso. En la vida vivida en plenitud de alma no faltan los períodos de oscuridad ni los momentos en los que se hacen tonterías».

De hecho, es tal la importancia que da Moore a que entremos en contacto con la faz más difícil de nuestra personalidad, que recomienda como «truco efectivo en el cuidado del alma» el siguiente ejercicio: prestarle especial atención a aquellas cosas de los demás que más nos desagradan y rechazamos, y tratar nosotros mismos de encontrarle elementos positivos o favorables.

Cuidar el alma, en definitiva, significa vivir de una manera tal que rindamos el debido reconocimiento al enorme tesoro que se esconde en todas nuestras experiencias, emociones y sentimientos, incluso los más cotidianos, sin importar el grado en que estos se adecúen al paradigma de éxito o bienestar que heredamos de nuestra familia o que quieren imponernos las presiones de la sociedad. Cuidar el alma es sumergirnos de lleno en un misterio: el de quiénes somos realmente y qué podríamos llegar a ser.

Con información de El cuidado del alma (Ediciones Urano, 2009)









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
El Caribe | Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.