Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Deporte

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Anímese a probar el aquagym

Anímese a probar el aquagym

En temporadas calurosas común que se sienta algo pesado y con pocas ganas de hacer ejercicios, pero la solución a esto puede ser una piscina y no precisamente para nadar.

Existe una serie de ejercicios que puede realizar. Siga leyendo.

Tríceps en el borde de la piscina

Comenzará con el tren superior. En la piscina puede trabajar los tríceps de manera sencilla. Simplemente colóquese de espaldas es una zona del agua que le cubra a la altura del pecho.

De espaldas al borde apoye las palmas de las manos en éste, de modo que los codos queden hacia atrás y los dedos mirando hacia el agua. En esta postura elévese simplemente con la acción de los tríceps, de modo que su cuerpo suba y baje. Es importante que toda la intensidad del ejercicio se centre en los tríceps, aunque indirectamente estará trabajando parte de los hombros.

Aperturas de pectoral con el agua al cuello

Como segundo ejercicio para trabajar el tren superior puede realizar aperturas de pectoral utilizando la presión que ejerce el agua como resistencia. Para ello colóquese en una zona de la piscina en la que el agua le llegue al cuello.

En esta postura se afianzará bien al suelo y extenderá los brazos en cruz con las palmas hacia delante. En esta posición, y sin mover el cuerpo, solo mueva los brazos hacia delante para encontrarse los dos en el pecho. No debe doblarlos y es necesario mantener las palmas de las manos hacia delante, de modo que sean los músculos pectorales los que actúen para vencer la resistencia del agua.

Bíceps acuáticos

Para esta área puede hacer un ejercicio muy similar al que ha hecho para el pectoral. La colocación a priori es la misma, solo que los brazos los situará a los laterales del cuerpo con las manos extendidas y las palmas mirando hacia delante. En esta postura lo que hará será mantener los brazos pegados a los laterales del cuerpo y doblarlos hacia arriba por los codos, de modo que mantenga las palmas de las manos extendidas. Con este método logrará vencer la resistencia del agua mediante la acción de los bíceps e incidir directamente en ellos y conseguir mantenerlos tonificados.

Patada de glúteo submarina

Es hora de trabajar el tren inferior en la piscina. Para ejercitar los glúteos colóquese en una zona donde el agua le cubra por encima de la cintura. Mirando al borde de la piscina se coloca de pie apoyado en éste. Con las piernas estiradas doble una por la rodilla y la echa hacia atrás, de modo que el agua le sirva de resistencia. Cuando llegue atrás del todo, como si hubiese dado una patada, vuelva hacia adelante y repita otra vez. Es importante contraer toda la parte de los glúteos y repetir el ejercicio con cada pierna.

Desplazamientos para trabajar piernas

Simplemente se trata de aprovechar la resistencia que le ofrece el agua para caminar a diferentes velocidades dentro del agua. De este modo lo que hará será tonificar los músculos de las piernas, mientras realiza un ejercicio aeróbico suave. Si varia la velocidad conseguirá una mayor eficacia de este ejercicio y logrará una mayor quema de calorías poco a poco.

Una variación que puede añadir a los desplazamientos por la piscina es realizar cada zancada de una manera un tanto peculiar para aumentar la intensidad y los resultados del ejercicio. La forma de llevarlos a cabo será elevando las piernas al máximo como si quisiera tocar el pecho con la rodilla. De este modo realizará un recorrido largo en cada zancada, vencerá la resistencia del agua tonificando así los músculos, además de quemar más calorías con este movimiento.

Con información de Vitónica










Navega por nuestra web
Comuníquese con tumedico.com
Ecuador | Estados Unidos | Perú | Venezuela
Información: info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com