Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Vida

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Sólo cuando los miedos se hacen demasiado intensos, irracionales e interfieren.
Trastornos de ansiedad

Trastornos de ansiedad

La agorafobia, como el miedo a las multitudes acompañado de un deseo de no salir del hogar, es el tipo de trastornos de ansiedad más común en la población general.

Las fobias son consideradas dentro de los trastornos de ansiedad caracterizados por un miedo persistente e irracional a un objeto, actividad o situación específica, que se desencadena cada vez que el individuo entra en contacto con ese elemento. Todas las personas tienen miedo a determinadas cosas, pero el problema se presenta cuando comienza a interferir en sus vidas, lo que provoca que empiece un deseo compulsivo de evitar el objeto, la actividad o la situación temida, es decir, al estímulo fóbico.

Si no logra hacerlo, enfrentará el hecho con un malestar muy intenso que puede ser acompañado por manifestaciones físicas hasta desencadenar un ataque de pánico. Los miedos se convierten en fobias cuando el individuo reconoce que el miedo es excesivo e irracional.

En el caso particular de la Agorafobia, tiene como rasgo distintivo el intenso miedo de estar solo o de hallarse en lugares públicos de los cuales sea difícil escapar u obtener ayuda en caso de una incapacitación súbita.

El temor es progresivo y conlleva la limitación en la ejecución de las actividades cotidianas, las cuales se van restringiendo poco a poco hasta llegar un momento en que la conducta de evitación domina la vida del individuo, y casi siempre los afectados piden ser acompañados en sus salidas.

En cuanto al trato que se debe tener con los pacientes fóbicos, se recomienda el respeto, evitar ridiculizar a estas personas y no inducir su encuentro con los estímulos fóbicos, el enfrentarlos de una manera brusca con lo temido, no las ayuda, por el contrario, puede agravar la patología. La terapia va induciendo el contacto con el estímulo fóbico, pero progresivamente y de una forma programada con la ayuda del terapeuta para que el temor vaya desapareciendo. Con lo cual se logrará el objetivo del tratamiento que es la mejoría sintomática y el conocimiento de las causas de la enfermedad para poder sanarlas.









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.