Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Vida

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Relajación y el descanso de la mente

Relajación y el descanso de la mente

La relajación de la mente tiene muchísimos beneficios, no sólo nos despeja, sino que permite pensar con mayor claridad y de una forma más creativa, al relajarnos, se activan ambos hemisferios del cerebro. Provoca una sensación de paz y tranquilidad que dura, además, estos beneficios son acumulativos y progresivos. Existen tácticas para relajar nuestra mente:

Preparación
-Siéntese en una silla en la que pueda sentarte cómodamente y apoyar la espalda, la cual deberá permanecer siempre recta.
-Procure que los pies toquen el suelo, y póngalos en forma paralela. Ponga también las palmas de las manos sobre los muslos.
-Utilice ropa cómoda, holgada, que no le apriete por ninguna parte. Quítese los zapatos. Si tiene el cabello largo, suélteselo. Quítese el cinturón. Lo que queremos conseguir es liberarnos de todas las presiones y las tensiones.
-Procure que la luz sea la adecuada. Ni muy brillante como para interferir o desconcentrarnos, ni muy oscura como para quedarnos dormidos.
-Apártese de cualquier estímulo que pueda interrumpir la relajación: desconéctese el móvil o descuelgue el teléfono, apague la TV o la radio. Si lo desea, puedes poner una música suave, con sonidos de agua o de naturaleza.
-Finalmente, mentalice, piense que este momento de relajación es un momento sólo para usted, que lo merece, y que lo dedica a usted misma para encontrar paz, tranquilidad de espíritu, para estar siempre mejor, mejor y mejor.

Reposo
-Efectuar varias respiraciones profundas y completas antes de continuar con la relajación.
-Llevar la atención sobre todo el cuerpo para colocar la cabeza naturalmente bien en el eje del cuerpo. Relajar los músculos subiendo desde los dedos del pie hacia la cabeza.
-Pensar varias veces las autosugerencias siguientes: "Mi cuerpo se somete cada vez más al control de mi voluntad". "Mis músculos se relajan cada vez más". "Estoy en la serenidad y la paz".

Control del pensamiento
-Escuchar los latidos del corazón. Si éste se acelera no hay que perturbarse.
-Continuar "localizando" mentalmente los diferentes órganos del cuerpo y tratar de ser consientes de cada uno de ellos.

Fuente: www.marnys.com









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.