Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Nutrición

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Por qué la vitamina C es fundamental para las embarazadas

Por qué la vitamina C es fundamental para las embarazadas

Los beneficios de la vitamina C para tu salud son realmente increíbles. Es una de las sustancias más importantes para nuestro organismo y ayuda a que nuestro cuerpo absorba mejor los nutrientes que necesitamos.

Puedes encontrarla en casi todas las frutas, en mayor o menor cantidad, pero especialmente en los cítricos, como las naranjas, mandarinas y limones.

Es eficaz para:
1. Absorber mejor el hierro;
2. Reducir las probabilidades de contraer cáncer de boca y otros tipos de cáncer;
3. Tratar la baja presión arterial;
4. Aliviar los síntomas de las quemaduras del sol;
5. Detener el avance de la osteoartritis;
6. Tratar las úlceras de estómago;
7. Prevenir la arterioesclerosis;
8. Mejorar los síntomas del TDAH.

Pero, de acuerdo con el portal acidoascorbico.com, la vitamina C es especialmente importante durante el embarazo, ya que es uno de los 13 nutrientes esenciales. Proporciona protección antioxidante contra la enfermedad y contra los defectos de nacimiento.

La vitamina C aumenta la inmunidad, una ventaja especialmente útil para las mujeres embarazadas que limitan su medicación por temor a poner en peligro a los bebés. El ácido ascórbico también protege de la anemia, ya ayuda al cuerpo a absorber el hierro.

Las mujeres que no reciben la cantidad recomendada de ácido ascórbico tienen un mayor riesgo de desarrollar preclamsia o eclampsia severa (dos trastornos que provocan una elevación de la presión arterial). Los niveles bajos de vitamina C también se asocian con el síndrome HELLP, un trastorno en el que las mujeres embarazadas sufren un aumento en las enzimas hepáticas, bajo recuento de plaquetas y descomposición de los glóbulos rojos, lo que plantea un peligro para la madre y para el bebé.

«En los entornos en los que el envenenamiento por plomo es una preocupación, la vitamina C proporciona una cierta protección contra los defectos de nacimiento asociados con el envenenamiento por plomo», explica la web.

Después del parto, las madres lactantes necesitan entre 115 y 120 mg de vitamina C al día. El ácido ascórbico se excreta en la leche materna humana. Los efectos en el lactante son desconocidos. Por lo tanto, se recomienda tener precaución en el consumo suplementario excesivo de ácido ascórbico en mujeres que están dando el pecho.

Con información de acidoascorbico.com










Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.