Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Vida

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
No humanices a tu perro

No humanices a tu perro

Nuestras mascotas, en especial los perros, se ven atraídos muy a menudo por los olores de nuestra cocina. Sin embargo, es un error pensar que debemos consentir en darles de nuestra propia comida, pensando que ellos se aburren de las croquetas o concentrado, diseñado especialmente para su alimentación. De acuerdo con el portal consumer.es, los perros son sobre todo carnívoros, así que sus preferencias, como su requerimiento nutricional, se centran en la carne y sus derivados.

Ofrecer a tu perro alimentos de tu plato, que no se adaptan a la dieta prescrita por el especialista, puede acarrear obesidad, problemas del corazón y problemas digestivos. Los cambios de alimentación sólo están recomendados en casos muy específicos y sólo cuando el veterinario considere que es apropiado. Factores como la edad, una enfermedad u operación, el embarazo o la crianza de los cachorros admiten la integración de ciertas comidas en la dieta del can.

Y, de hecho, algunos alimentos que para nosotros son deliciosos y contribuyen al cuidado de nuestra salud, para ellos son incluso tóxicos. Los dueños de perros deben recordar que los canes no son como los seres humanos, sino que son mascotas, animales con un cuerpo que tiene necesidades diferentes y un requerimiento nutricional distinto para propiciar el sano funcionamiento de su organismo.

El chocolate, por ejemplo, es peligroso para el perro, debido a uno de los componentes de cacao, la teobromina, que resulta de alta toxicidad, y una dosis de 100 gramos para un animal con un peso de alrededor de 15 kilos, puede tener consecuencias funestas. Otro alimento con sustancias perjudiciales es la cebolla, que ataca a los glóbulos rojos del perro, por lo que su ingesta puede provocar anemia, problemas respiratorios y debilidad.

Por otro lado, los productos lácteos son, asimismo, altamente dañinos. "La leche contiene lactosa, que en grandes cantidades el organismo del perro no asimila bien. El perro no tiene la enzima encargada de digerir la lactosa y por ello le puede provocar problemas digestivos, que se pueden traducir en una intoxicación que cursa con vómitos y diarreas", explica consumer.es.

También hay dueños que ofrecen a su perro arroz cocido cuando detectan síntomas como diarrea o vómitos. Esta es la dieta típica de carácter astringente para una persona. En el caso de un perro puede ser insuficiente e inadecuado el tratar los síntomas con arroz. En estos casos, lo primero es acudir al veterinario.

Recuerda tratar a tu perro como lo que es: un animal. Al humanizar a tu mascota, puedes caer en errores que incluso podrían costarle la vida. Sigue al pie de la letra las indicaciones del veterinario.










Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.