Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Vida

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Nada de hijos por ahora

Nada de hijos por ahora

Existe un sinnúmero de motivos para la tardanza de la maternidad por parte de las mujeres; cada vez se encuentran persiguiendo altos cargos, trabajando horas extra, y asumen posiciones de liderazgo.

A los bebés no les importa si tú hiciste un nuevo compañero de trabajo, ellos llegan sin previo aviso. Cuando están enfermos, no les importa si debes escribir un artículo, visitar a un cliente o asistir a una reunión. Ellos te necesitan para limpiar su vómito, cambiar sus pañales y recogerlos en la guardería para que los demás no se infecten; y luego, debes regresar a la oficina, porque las labores no esperan, siguen su curso, independientemente de tus responsabilidades con tu familia. Para una gran cantidad de mujeres que ingresan al mundo corporativo, es una perspectiva desalentadora que, la mayoría de las veces, parece el fin de todas las ambiciones.

Julia Roberts reflexionó en una reciente entrevista para el programa Today sobre su elección de retrasar su carrera de actuación, debido a la llegada de sus hijos. "Ella llegó a un punto en su vida laboral donde observó que esperar por un tiempo realmente no es dañino. Ella había dejado su marca y se ganó su derecho a quedarse en casa", reseñó la revista colombiana Hechos y Crónicas. Esta dicotomía de trabajo y familia se ha vuelto cada vez más común en la cultura occidental. Tener hijos es algo que debemos esperar, algo que está mucho después de la superación profesional. Cuando una mujer se gradúa de la universidad, suele escuchar de sus padres: "Pon tu carrera en buen uso, cásate y ten hijos". Y cuando una pareja decide contraer nupcias, tienen la nerviosa esperanza de no engendrar niños demasiado pronto.

Solemos pensar que los niños representan una responsabilidad demasiado grande; pueden deteriorar el matrimonio y la sexualidad, requieren mucha atención, y nuestra vida pasa a un segundo plano, porque ahora les pertenece a ellos. Las mujeres están haciendo caso de este consejo: el graduado promedio cumple 30 años antes de tener su primer hijo, según investigadores de la Universidad de Virginia.

No se puede negar la realidad de que los niños cambian nuestras vidas. Por un tiempo puede ser agradable la experiencia, pero también se convierte en una incomodidad y fuente de baja autoestima ver cómo cambia el cuerpo, las camisetas quedan más ajustadas, y la figura ya no es tan atractiva. Los pequeños paquetes desordenados de alegría no harán más que popó, pis o escupirán. En el mundo académico, los niños son vistos como un "asesino" para las mujeres y una "ventaja profesional" para los hombres.

Sin embargo, los niños no son una sentencia de muerte a nuestras ambiciones y metas. Puede que cambien, se pospongan o sean más difíciles de alcanzar, pero los niños siempre son una bendición. No se gana el derecho de quedarse en casa o tener hijos después de haber hecho algo importante con nuestras vidas. Ganamos el beneficio de tener hijos porque llegan para completar la unión familiar y dar un propósito al amor de pareja.

Pero, la decisión de tener bebés debe tomarse con cabeza fría, aún más, dada la situación inestable de la economía venezolana. Lo más recomendable es planificar la familia para que los niños sean una gran felicidad y no un motivo de angustia. Con esto también se previene el aborto inducido, por un embarazo no deseado, así como los riesgos que conlleva para la salud de la mujer.










Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.