Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Sociedad

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Aunque la mitomanía es más frecuente en hombres, también se da en mujeres
Más allá de una mentira blanca

Más allá de una mentira blanca

Definimos mitomanía como un trastorno psicológico en que el sujeto miente todo el tiempo de forma patológica, falseando la realidad para hacerla más soportable. Clínicamente no podemos definirla como un padecimiento, sino que forma parte de varios trastornos, por ejemplo de los trastornos de personalidad. El diagnóstico no puede establecerse hasta los 18 años, cuando se consolida la personalidad madura. Esto, a pesar de la existencia de niños y adolescentes mentirosos.

¿Cómo se puede reconocer a un mitómano?
- Generalmente es una persona convincente.
- La manipulación juega un papel importante dentro de la conversación.
- El discurso de la persona suele ser verosímil, tiene talento histriónico y sabe actuar.
-El mitómano no acepta fácilmente su problema, algunos tartamudean, cambian de tema constantemente y dicen diferentes versiones del mismo tema en diferentes ocasiones y a diferentes personas. Lo que diferencia al mitómano de una persona mentirosa es que el mentiroso inventa cosas o situaciones para defenderse o protegerse, es decir, con una finalidad, pero en el mitómano prevalece el carácter compulsivo de la mentira y sin una fuente de motivación.

Es como una tendencia enfermiza de desfigurar la realidad; la persona imagina y siente cosas que no suceden realmente.

Los mitómanos también pueden diferenciarse de los psicóticos, porque si bien se dejan llevar por sus fantasías, mantienen un juicio de la realidad suficiente como para darse cuenta de que están mintiendo. Causas:
- La mitomanía suele presentarse en personas que sufren de trastorno de personalidad hipertímica, es decir personas con un ánimo muy elevado, alegres, superficiales, frívolas, que carecen de perseverancia y responsabilidad.
- La insatisfacción o necesidad imperiosa de la persona en encontrar la aprobación, admiración y afecto por parte de otros.
- Conductas ambivalentes, familias que simulan una posición social que no tienen, matrimonios que fingen un vínculo inexistente o padres que sostienen en secreto una doble familia pueden estimular a la mitomanía en sus hijos.
- La baja autoestima, los mitómanos son personas que no se aceptan como son.
- También puede interferir la genética, en el sentido de que se puede heredar. Es fundamental que en estos casos o cualquier otro que genere sufrimiento y alteración de la vida social, familiar o escolar de una persona, saber que existen muchos recursos con qué enfrentarlos y ayudarnos a descubrir capacidades propias. En este sentido, siempre es muy útil acudir a un proceso psicoterapéutico.









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.