Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Investigaciones

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Estudios demuestran que dormir poco hace engordar

Estudios demuestran que dormir poco hace engordar

Estudios confirmaron recientemente que para provocar cambios positivos en los procesos metabólicos hay que dormir bien y combatir el sedentarismo. A su vez, ratificaron que las personas que recorren largas distancias para llegar a su sitio de trabajo engordan más rápido.

Se confirmaron la relación directamente proporcional existente entre el sedentarismo, la mala calidad de sueño, y la obesidad. Dormir poco en forma habitual reduce la secreción de insulina y aumenta los niveles de glucosa en sangre, por lo que también incrementaría el riesgo de padecer diabetes.

El mal descanso conduce al sobrepeso a través de varios mecanismos, entre los que se destacan cambios en la tasa metabólica, aumento en el nivel de hambre y mayor consumo de alimentos

La importancia de realizar pequeñas pausas activas a lo largo del día para disminuir la cantidad de tiempo en la que se permanece sedentario.

Dormir menos horas de las necesarias una noche tras otra y tener horarios de sueño desorganizados favorecen el sobrepeso y aumentan el riesgo de diabetes, según una serie de investigaciones que en los dos últimos años han explorado la relación entre el sueño y el metabolismo.

Estas investigaciones muestran que el metabolismo del cuerpo humano se altera cuando no se duerme lo suficiente de manera habitual y cuando se perturba con frecuencia el ciclo del sueño (como en personas que suelen trabajar en turnos de noche o que sufren jet lag a menudo). En estos casos, el cuerpo experimenta cambios que lo llevan a tener más hambre, a preferir alimentos calóricos, a quemar calorías con menos eficiencia y a acumular más grasa, lo cual favorece el sobrepeso y la obesidad. Al mismo tiempo, se reduce la secreción de insulina en el páncreas y merma la capacidad de esta hormona de controlar el nivel de azúcar en el conjunto del organismo, lo cual eleva el riesgo de diabetes.

si una persona mantiene un peso estable y la somnolencia no interfiere en su actividad diaria, aunque sea gracias a la cafeína, no tiene por qué cambiar sus hábitos de sueño. Pero si duerme poco y gana peso, puede ser aconsejable que intente dormir más para no tener tanto apetito e intentar corregir su metabolismo.









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.