Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Investigaciones

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
El trastorno llamado mielofibrosis

El trastorno llamado mielofibrosis

El especialista José Luis López afirma que es un trastorno de la médula ósea donde esta es reemplazada por el tejido cicatricial (fibroso).

De allí se conforma la palabra mielo que significa medula ósea y fibrosis se refiere al aumento del tejido colágeno. El origen del padecimiento es desconocido y por los momentos el único tratamiento existente es la trasfusión de sangre o el trasplante de médula ósea.

La médula ósea es el tejido suave y graso que se encuentra dentro de los huesos. Las células madre son las que dan origen a todas las células sanguíneas. La sangre se compone de: glóbulos rojos (los cuales llevan oxígeno a los tejidos); glóbulos blancos (que combaten las infecciones) y plaquetas (que ayudan a que la sangre coagule).

"Dependiendo de qué tan rápida se expanda la cicatrización en la médula ósea, la mielofibrosis será clasificada en alto, mediano o bajo riesgo. Esta patología se va desarrollando a través de los años y como ocurre en la sangre, es difícil detectarla a tiempo", define el hematólogo.

Síntomas

1. Llenura abdominal relacionada con el agrandamiento del bazo.

2. Pérdida de peso.

3. Dolor óseo.

4. Hematomas.

5. Sangrado fácil.

6. Fatiga.

7. Aumento de la probabilidad a contraer una infección.

8. Palidez.

9. Dificultad para respirar con el ejercicio.

10. Fiebre y malestar general.

Evolución médica

La enfermedad cursa lentamente durante años y no genera ningún tipo de síntoma. Los signos comunes de la patología se empezarán a desarrollar una vez que la misma alcance un nivel avanzado en la sangre.

Los primeros síntomas ocurren cuando la continua cicatrización deja sin oxígeno a la médula ósea y, por consiguiente, comienza a decaer la hemoglobina por falta de producción de glóbulos rojos y blancos, generando problemas de infección.

"Las plaquetas igualmente se ven afectadas y es ahí cuando los problemas como las hemorragias se hacen presentes", comenta el especialista.

Lo único que se apreciará en un examen de sangre son ligeros cambios en la hematología de la persona, lo cual no es suficiente para decir que tiene mielofibrosis, porque puede tratarse de otro problema que conlleve a dichos cambios.

Tipos

Hay una mielofibrosis muy agresiva que evoluciona entre los 2 y 5 años. La enfermedad llega a su máximo daño en la médula ósea.

Está la intermedia que no es tan agresiva pero tampoco tan benévola. Y otra más benigna, que tarda en llegar a su etapa final entre los 15 y 20 años, es más benévola y con daños menos colaterales.

Tratamiento

Los trasplantes de médula ósea o de células madre parecen mejorar el pronóstico y pueden curar la enfermedad. Pero no todo el mundo puede realizarse esta operación porque hay que tener un familiar compatible, o no poseer enfermedades coronarias graves.

Dicho tratamiento se debe contemplar para pacientes menores a 60 años. Una remisión a largo plazo (5 años) es posible para algunos pacientes con trasplante de médula ósea.

Otros tratamientos pueden implicar:

1. Transfusiones de sangre y medicamentos para corregir la anemia Radioterapia y quimioterapia.

1. Medicamentos dirigidos a una mutación genética ligada a esta enfermedad.

2. Esplenectomía (extirpación del bazo) si la hinchazón ocasiona síntomas o para ayudar con la anemia.

Expectativas

Este trastorno causa el empeoramiento lento de la insuficiencia de la médula ósea con anemia grave. El conteo bajo de plaquetas conlleva al sangrado. La hinchazón del bazo puede empeorar lentamente.

La sobrevida promedio de las personas con mielofibrosis primaria es de aproximadamente 5 años; sin embargo, algunas personas pueden sobrevivir por décadas.

Posibles complicaciones 1. Leucemia mielógena aguda.

2. Coágulos de sangre.

3. Insuficiencia hepática.

4. Si la enfermedad es detectada de manera precoz, los tratamientos como el trasplante de médula pueden llegar a curar la mielofibrosis y no transformarse en leucemia.

5. Es más frecuente en personas entre los 50 y 60 años. Se presenta de igual forma en hombres y mujeres.

6. No es una enfermedad que se relaciona a la raza, al clima o a la alimentación. Se presenta a nivel mundial con la misma incidencia.

7. Menos del 20% de los pacientes tienen opción de trasplante, 2 de cada 10 son los que podrían trasplantarse. 8. La principal causa de muerte por mielofibrosis son las complicaciones infecciosas.









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.