Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Nutrición

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Dieta hipocalórica

Dieta hipocalórica

La finalidad de estas dietas, es lograr una reducción del peso corporal, para luego conseguir un posterior mantenimiento, sin efecto rebote. Siguiendo una dieta hipocalórica, la persona no tiene porque pasar hambre, sino todo lo contrario, la misma debe contener alimentos que generen saciedad pero con menos calorías.

Los alimentos básicos que deben estar presentes en este tipo de dietas incluyen a los lácteos desnatados (descremados), los huevos, las carnes magras, pescados, frutas y hortalizas. Los hidratos de carbono complejos como arroz, pasta, pan y patatas presentes en cantidad reducida y las legumbres con frecuencia semanal.

Se recomendarán cocinar por hervor y al vapor, asar a la plancha, grilla o parrilla tratar de conservar y hacer cocción en el jugo propio del alimento.

Reducir el consumo de sal. Al ser mínimo o evitado, se previene la retención de líquidos, además de que en exceso no es un buen aporte nutricional.

Diariamente se recomienda beber 1.5 a 2 litros de agua. Esta es fundamental como vehículo de eliminación de toxinas.

Nunca saltar comidas. Por lo tanto, se deben realizar 5 comidas diarias, el desayuno, almuerzo, cena, y dos meriendas o colaciones. Una merienda a media mañana y otra a media tarde.

El desayuno debe realizarse siempre, es la ingesta que pone en marcha nuestro organismo y la que proveerá las calorías necesarias para comenzar la jornada. En este nunca deben faltar los carbohidratos. Ya sea pan, galletas, tostadas o cereales.

La cena debe ser más ligera que el almuerzo ya que el metabolismo se enlentece por las noches, donde las calorías de más en ese rango horario, se acumularán como reservas grasas.

Las frutas deben consumirse en las meriendas acompañadas con algún lácteo desnatado, como por ejemplo un yogur.

El almuerzo y la cena deben estar formados por vegetales y algún alimento rico en proteínas (carnes magras, pescados o huevos). A modo de postre se puede agregar un yogur desnatado o una gelatina dietética.

Los hidratos complejos: arroz, pasta, patata y pan, deben consumirse con una frecuencia semanal. Siempre en el almuerzo y no en la cena.

Las legumbres por su alto aporte de calorías, también se consumen una vez a la semana.

Cuantas más veces a la semana se ingiera pescado blanco, más se reduce la grasa corporal total.

Incluir aceites solamente en crudo y como aliño (aderezo) de ensaladas y verduras.

Evitar principalmente todo alimento que sea abundante en grasas, los azucares refinados y las bebidas alcohólicas. Ejemplo: Salsas, frituras, la bollería (pastelería) y los aperitivos.










Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.