Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Vida

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Desconexión para reconectarnos

Desconexión para reconectarnos

¿Tienes un día sagrado? Ese día es aquel que puedo elegir por placer lo que quiero hacer y sobre todo, para desconectarme: de las rutinas, de las obligaciones, de los deberes y de ese chat interno que mantenemos a diario en nuestra cabeza.

Comienzo el día despertándote sin despertador a la hora que desees, me tomo un vasito de agua con limón (por supuesto) y prepárate un café arábica con canela, papelón y leche de soya. Para muchas personas el café es uno de los placeres culposos, porque a pesar de que acidifica el medio interno, también está full de antioxidantes y hace feliz.

Este día debes descansar de la rutina de ejercicio. Y es que el reposo es importante para la recuperación de cuerpo y mente. Meditar por lo menos 30 minutos porque no estoy apurada por hacer nada y consentirte conectándote con Dios, pero sobretodo ese que tengo dentro, esa conciencia interna de mi alma que en el día a día tiene que gritar para ser escuchada. Armoniza cuerpo, alma, espíritu y mente.

Un buen desayuno no puede faltar, en compañía de tu familia y realiza tu paseo preferido como la playa. Porque el mar tiene esa capacidad de la sal en movimiento de descargarnos de toda esa tensión de la semana, porque tiene innumerables beneficios respirar esa bruma, caminar descalzos en la arena y recibir la energía pura del Sol. Por supuesto si te gusta la playa colócate protector solar hasta en el ombligo, sombrero, lentes de sol y sombra, protégete del exceso pero ábrete de manera considerable a recibir lo que me hace bien a mis huesos y a mi espíritu.

Leer es otra manera de desconectarte, y no hablo del twitter, instagram o facebook, hablo de un libro o en su defecto de una revista. Nutrirnos con historias que eleven nuestra imaginación, con imágenes que nos estimulen, con relatos que abran nuestra mente a infinitas posibilidades y viajar desde una tumbona bajo una churuata.

En la playa realiza juegos como: paleta, freesbie, pelotica, lo que venga, porque además de que tus pensamiento y atención están en algo lúdico y no en los problemas diarios que a veces enfrentamos con visión de tubo, comparte con tus hijos, disfrútalos verlos reír, caerse, sudar y observarlos con esos ojitos de que "soy solo de ellos" en esos momentos. Y es que el tesoro más grande que tenemos es nuestro tiempo, por lo tanto es lo más valioso que le podemos regalar a quienes nos importan. Zambullirnos en el agua a conversar de nuestros sueños y pasiones, no tiene precio. Invertir en ese banco emocional con mis seres queridos es lo mejor de este día.

Espero que todos logremos desconectarnos un poquito a final de la semana de esos roles, para volver a conectarnos con nuestra verdadera esencia.










Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.