Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Vida

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Cómo controlar el mal carácter

Cómo controlar el mal carácter

El mal humor, el renegar, los ataques de ira, las respuestas bruscas y sin pensar, son todas características de una persona con mal carácter. Si pensaba que esta condición no tenia solución, pues se equivoca, con esfuerzo y siguiendo unos sencillos, pero fundamentales consejos, podrá mejorar su carácter. Esto, le beneficiara a usted y a quienes les rodeen. Es sencillo, anímese a aplicarlos y haga la diferencia.

La gente le huye a los amargados. Así que si es de las que se irritan con facilidad, lea estos prácticos consejos para evitar que la mala cara y la ira se apoderen.

Lo primero, es reconocer que tiene mal carácter y tener las ganas de cambiar esta situación. Lo segundo es aprender a controlar la respuesta iracunda. Es difícil controlar circunstancias de nuestro entorno, pero si podemos manejar nuestra respuesta ante él. Si sientes que vas a explotar toma unos segundos para respirar. Respira profundo varias veces. Esto logra dos cosas: calma a la persona y da tiempo para pensar un poco.

Un ejercicio que funciona muy bien es que te pongas en los zapatos del otro, que te visualices en la misma situación de la persona que está causando tu rabia. De esta manera, comprenderás las cosas con una visión más amplia y clara y podrás entender muchas cosas del actuar de la otra persona. Piensa porque esta persona está reaccionando así. Haz preguntas y escucha. Generalmente esto nos hace más sensitivos y aunque no estemos de acuerdo con la situación seremos capaces de reaccionar mejor.

Evita la confrontación. Si la otra persona está de mal carácter y una pelea parece inevitable tomate un tiempo antes de reaccionar. Esto no siempre es posible pero sí lo es hazlo, porque te dará tiempo de calmarte. Recuerda que lo importante no es pelear, es ganar la batalla, la batalla contra ti misma.

Relájate. Busca realizar actividades recreativas, que distraigan. Ir al gimnasio, salir a un parque, al centro comercial, subir a El Ávila, etc. cualquier cosa que te aleje de cualquier pensamiento o idea molesta y estresante.

Se perseverante. No esperes resultados mágicos de un día para otro, todo será paulatino y progresivamente. Recuerda que el carácter no es algo que se cambia de la noche a la mañana, se trata de trabajo y dedicación, pero si le pones interés, no te preocupes, lo lograrás, y dejarás de ser la gruñona y harás tu vida más feliz.

(Fuente: Lindisima.com)









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.