Menu Tumedico
Buscar
Iniciar Sesión
Últimas
Noticias
Sé parte de
nuestros suscriptores
Únete y recibe las
noticias más destacadas
de la semana
Síguenos

Investigaciones

Conoce la actualidad en temas de salud,
te ofrecemos la mejor información en bienestar, salud y vida.
Algunas verdades acerca del dolor

Algunas verdades acerca del dolor

Siempre hemos creído que el dolor se produce en la zona donde nos hemos golpeado, o donde por alguna razón se genera una reacción que nos produce una sensación a la que definimos como dolor, pero realmente el responsable de permitirnos sentir eso que llamamos dolor es el cerebro.

El dolor no aparece hasta que nuestro cerebro determina que debe ser así. La Asociación Americana de Fisioterapeutas explica que el cerebro utiliza un "mapa de carreteras" virtual para enviar una señal de dolor a los tejidos que cree que han podido ser dañados. Esta comunicación tejidos-cerebro sirve como una defensa ante posibles lesiones o enfermedades.

También es común que sintamos algunos dolores más intensos que otros, pero esto no depende del grado de la lesión, cada persona reacciona ante la sensación de dolor de maneras muy distintas y, por tanto, esta personalización del dolor nos lleva a que el nivel de nuestra lesión no tenga por qué corresponderse con el grado de dolor que sintamos. Así, una herida grave puede ser percibida con poco o mucho dolor y viceversa.

El entorno en el que vivimos, trabajamos o nos desenvolvemos, puede influir en esa percepción del dolor, muchos pacientes afirman sentir un aumento del dolor cuando se encuentran en una situación de estrés o en el lugar de trabajo. Este aumento del grado de dolor no es sino una forma de protección del organismo cuando el cerebro interpreta que la situación o el entorno es inseguro.

Por lo general, ciertos exámenes, pruebas o evaluaciones médicas como los escáneres de tomografía computarizada, las imágenes de resonancia magnética o los rayos X no siempre nos descubren las causas del dolor, pero si pueden revelarnos otras patologías que no se han manifestado.

El dolor no es más que es una vía de respuesta de nuestro cuerpo, ante a una lesión o a una enfermedad. Lo curioso es que cada persona reacciona al dolor de una manera diferente. Lo que algo es muy doloroso para nosotros puede no serlo para otra persona. Existen dos variantes bien diferenciadas: el dolor agudo, que dura menos de 3 o 6 meses que, generalmente, puede ser controlado o detenido con medicamentos y, el dolor crónico, que puede durar más de 6 meses y donde los medicamentos son menos efectivos.









Navega por nuestra web
Comunícate con tumedico.com
Información: +58 (212) 762.48.41 o info@tumedico.com
Publicaciones: ventas@tumedico.com
Grupo Empresarial Tecnología y Medicina 2010, C.A.
© 2010 tumedico.com RIF: J-29946696-9
Todos los derechos reservados.